comunicació de proximitat

La hora de la proximidad

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Dice el tópico que después de la pandemia del coronavirus no seremos los mismos, como sociedad. Y tenemos que reconocer, a pesar de todos los matices que se puedan aportar en el debate, que esta frase, tan repetida, tiene buena parte de razón. En el caso de los consumidores es una evidencia. Los hábitos de consumo han cambiado, y es muy posible que algunas de las tendencias observadas en los últimos meses se consoliden.

Cambios en el consumo

Pensemos, por ejemplo, en las compras digitales, que al inicio del confinamiento crecieron de una manera exponencial. Las voces expertas apuntan, en esta línea, a una agilización del proceso de digitalización del consumo. Lo mismo podría suceder con el pago con tarjeta, mediante aplicaciones móviles o tecnologías como el contactless, que ahora se han convertido en la mejor alternativa para evitar el contagio.

 

Una comunicación para un consumidor más racional

En el ámbito concreto de la comunicación, tenemos que tener presente que las expectativas de los usuarios, en relación a las marcas, también se han modificado. Así lo indica, sin ir más lejos, el barómetro que publica periódicamente la consultoría Kantar, especializada en la investigación de mercados y paneles de consumidores. Entre las conclusiones que ha publicado, destaca el hecho que el consumidor haya reducido, últimamente, los gastos que no están vinculados a los productos de primera necesidad.

Parece ser, por los datos analizados, que los efectos económicos de la pandemia del coronavirus cambiarán el perfil del consumidor, el cual se volverá más conservador a la hora de asumir determinados costes. En esta misma línea se expresaba recientemente el profesor de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), Juan Carlos Gázquez-Abad, en un reportaje de La Vanguardia, en el cual afirmaba que el consumidor del futuro será “más sensible al precio, más racional y se informará mejor sobre el producto”.

El valor de la proximidad, al alza

Todas estas cuestiones requieren de una comunicación eficaz, que se adapte al nuevo escenario. Y uno de los valores a reforzar, ante esta coyuntura, es el de la proximidad. Del mismo modo que muchas personas se han reencontrado con el patrimonio natural que tienen más cerca, el consumo también ha reducido su alcance de acción. El consumidor que nos deja el coronavirus es mucho más sensible a la proximidad. Por eso es importante que las marcas sepan reflejar este valor. Ser próximo quiere decir demostrar la confianza suficiente para que el cliente tenga claro que tú siempre estás, cuando hace falta.

En este sentido, pues, una comunicación de proximidad puede resultar un gran atractivo para atraer y fidelizar clientes, en las circunstancias actuales. El 32% de los encuestados en el estudio de Kantar, por ejemplo, valoran muy positivamente que las marcas sean pragmáticas y ayuden los consumidores en su día a día.

Demostrar los valores que nos relacionan con el entorno local

También ha crecido, por otro lado, el interés por la responsabilidad social. El consumidor post Covid-19 es muy probable que, al informarse mejor antes de consumir, también tenga más en cuenta el hecho que su marca se relacione de una manera enriquecedora con su entorno más próximo. Cómo dicen una y otra vez los expertos en consumo, la estimación por aquello local ha vuelto con fuerza, con la pandemia del coronavirus. Lo dicen los expertos y lo dicen los datos, como el análisis de la asociación de fabricantes y distribuidores AECOC, en la cual un 63% de los encuestados aseguran que apostarán más por los productos de proximidad.

Potenciar estos aspectos con mensajes que transmitan todo aquello que nos relaciona íntimamente con el mundo local y con una conciencia social en positivo contribuirá, pues, a adecuar nuestros mensajes a las necesidades y las prioridades de la sociedad, de la cual las marcas, al fin y al cabo, también forman parte. En Explay podemos ayudarte a conseguirlo con todas las garantías, con un servicio integral en publicidad y comunicación. 

Los estudiosos ya apuntan que el consumo digital, después del estado de alarma, será superior a los habituales en los tiempos previos al coronavirus. El coronavirus, en este ámbito, solo ha acelerado un proceso que nuestras sociedades ya estaban experimentando. Nos interesa, pues, estar presentes en este mundo digital, y sobre todo, decir cosas interesantes, interpelar a nuestro público.